Visitas :
497510

GALERIA DE MAGOS: JUAN TAMARIZ

Es historia viva de la magia, es el más grande, es el nuestro, es al que siempre queremos ver y leyendo un poco sobre él resulta que es muchas más cosas.

Tamariz, el mago de la chistera y del violín imaginario con el que remata sus puestas en escena, nació en Madrid en octubre del año 42 con lo que pronto cumplirá 67 años y el caso es que está en plena forma. Sintió el aguijón de la magia a los 4 años tras un espectáculo al que le llevaron sus padres y a partir de entonces no dejó de interesarse, informarse, estudiar y practicar magia con pasión. Además estudió Ciencias Físicas hasta 4º y luego Cine hasta que cerraron la escuela en el 70 debido a las muchas huelgas que se convocaban en la facultad y mientras tanto siempre la magia como telón de fondo. Cultivó su gracia y pose teatrales ejerciendo de payaso y titiritero y ha participado en diversos programas de televisión siendo incontables sus galas por las ciudades más importantes del mundo. Como escritor ha publicado varias obras incluida una historia de la magia en tres volúmenes que yo ya estoy buscando.

Con el tiempo Tamariz se ha ido convirtiendo en uno de los magos más importantes de todos los tiempos en la modalidad de cartomagia (trucos con cartas), obteniendo en 1973 el Premio Mundial de Cartomagia en el Congreso Mundial de Magia, celebrado en Francia con el número conocido como “El número de París”. Ha enriquecido el planeta Magia con múltiples trucos, pases y rutinas además de ser el creador de una “Baraja mnemónica”, algo difícil de explicar para un profano como yo pero que al fin y a la postre facilita nuevos y más sorprendentes trucos.

Llaman la atención muchas cosas en él pero yo señalaré solo dos. Una tiene que ver con aspectos psicológicos (“el método de las pistas falsas” es suyo), que ha desarrollado referidos al público que asiste a ver sus espectáculos, pues es bien sabido que todo mago intenta que no le pillen el truco; así es que Tamariz intenta no sólo que el juego sea presentado de modo que sea imposible saber cómo se realizó el efecto exactamente, sino que también sea imposible de analizar por los espectadores y llegar a alguna conclusión sobre el truco. De hecho, Tamariz afirma que la presentación debería eliminar también el deseo de los espectadores de analizar el juego, de modo que la sensación mágica se potencia (¡qué grande!). Esta teoría fue publicada y explicada por Tamariz en su libro La vía mágica, en 1987.

La segunda cosa que llama poderosamente la atención en este mago es que desde que sale a escena, su público solo deja de sonreír para reír abiertamente, cosa que sin duda es cosa de magia.

Esta entrada fue publicada en M@ 37. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.

- Aviso Legal -

© 2020 F.A.C. Nhorte, S.L.